#HerStoryOurStory

¿Puedes contribuir a que Kali y sus amigas disfruten de una vida sin violencia?
¡Juega y averígualo!

Todos podemos aportar nuestro granito de arena para acabar con la violencia contra las mujeres y las niñas. ¿Cómo vas a reaccionar?

El reto

La violencia contra mujeres y niñas es un problema que nos atañe a todos.

 

Cada mujer y cada niña tiene derecho a vivir libre de violencia, discriminación, intimidaciones y abusos.

 

Sin embargo, hoy en día la violencia niega este derecho a millones de mujeres y niñas de todo el mundo. La violencia contra las mujeres y las niñas continúa siendo una de las violaciones más persistentes, sistemáticas y generalizadas de los derechos humanos.

Cada año, 12 millones de niñas se casan antes de los 18 años.

fuente: UNICEF

El matrimonio infantil pone en peligro la salud y el bienestar de estas niñas, las obliga a abandonar sus estudios y las atrapa en un círculo de pobreza. Esta práctica tiene su origen en la desigualdad de género y en la creencia de que las mujeres y las niñas son menos valiosas que sus homólogos masculinos.

La pobreza es uno de sus factores agravantes, y más de la mitad de las niñas de las familias más pobres de los países en desarrollo contrae matrimonio de niña.

Nada menos que una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia física o sexual en algún momento de su vida.

fuente: WHO

Se entiende por violencia sexual todo acto sexual, intento de perpetrar un acto sexual, comentario sexual no deseado o insinuación sexual hacia la sexualidad de una persona, mediante coacción, por parte de otra persona, independientemente de su relación con la víctima, en cualquier entorno.

Casi la mitad de las agresiones sexuales se cometen contra chicas menores de 16 años.

Más de 246 millones de niñas sufren violencia por motivos de género en los colegios o en el entorno escolar cada año.

fuente: UNESCO, UNGEI

La violencia de género en el ámbito escolar comprende actos o amenazas de violencia sexual, física o psicológica que tienen lugar en los colegios o en el entorno escolar. Las adolescentes y las niñas de familias más pobres y otros grupos marginados son especialmente vulnerables a los abusos sexuales y a la explotación a manos del personal de la escuela.

Esto refleja las desigualdades de poder entre ambos sexos que están arraigadas en la sociedad, tanto dentro como fuera de la clase.

El 70 % de las víctimas de la trata de personas son mujeres y niñas; 3 de cada 4 niñas y mujeres víctimas de la trata son explotadas sexualmente.

fuente: UNODC

La trata de personas consiste en la adquisición y explotación de personas mediante la fuerza, el fraude o el engaño.

Esta práctica atrapa a millones de mujeres y niñas, muchas de las cuales son explotadas sexualmente.

¿Por qué sucede?

 

La violencia contra las mujeres y las niñas hunde sus raíces en la desigualdad estructural en las relaciones de poder entre hombres y mujeres. Las perniciosas normas sociales y de género establecidas determinan que las mujeres y las niñas son menos valiosas que sus homólogos masculinos, y perpetúan el control masculino y la idea de que las mujeres y las niñas están bajo su poder.

 

La violencia contra las mujeres y las niñas puede producirse contra cualquier persona, en cualquier momento, en cualquier lugar. Persiste en todos los países y puede suceder en la esfera pública o privada, independientemente de la edad, educación o situación socioeconómica. No hay nada que la justifique y la culpa nunca es de la víctima.

¿Qué repercusiones tiene?

 

La violencia niega a las mujeres y a las niñas su derecho a desarrollar todo su potencial y vivir la vida que ellas elijan. Tiene consecuencias físicas, sexuales y mentales a corto y largo plazo, e impide a chicas y mujeres participar plenamente en la sociedad.

 

El empoderamiento y la igualdad de oportunidades de mujeres y niñas, en un clima sin violencia, les permite disfrutar de sus derechos y fomentar el desarrollo sostenible, tanto para ellas como para su familia, entorno y país.

¿Cómo podemos erradicarla?

 

Erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas a largo plazo es una tarea complicada. Requiere intervenciones intersectoriales y a todos los niveles para abordar la desigualdad de género, profundamente arraigada, que la provoca.

 

No obstante, es posible acabar con ella, y cada uno tiene que desempeñar un papel. Tanto a nivel individual como colectivo, debemos convertirnos en espectadores positivos, defender los derechos de las mujeres y niñas, y rechazar abiertamente la discriminación y los abusos.

 

Al denunciar comportamientos y actitudes perjudiciales, desafiaremos las normas y desigualdades arraigadas que perpetúan la violencia.

 

La promoción de una masculinidad positiva, que consiste en ser amable, respetuoso y sensible, también contribuye a desencadenar un cambio cultural en el que ser hombre no signifique ser violento.

PASAR A LA ACCIÓN

Comprométete

Estamos decididos a acabar con la violencia contra mujeres y niñas ahora. ¿Estás con nosotros? ¡Entonces comprométete y demuéstralo!

Difunde el mensaje

Necesitamos que todo el mundo ponga su granito de arena para acabar con la violencia contra las mujeres y niñas. ¡Ayuda a difundir el mensaje!

Recursos

¿Has vivido situaciones de violencia, discriminación, intimidaciones o abusos? Tanto si has sufrido situaciones de violencia como si es otra persona la que te preocupa, hay muchos servicios disponibles para ayudarte.

 

Si eres joven, no olvides que puedes hablar con un(a) amigo/a o con un adulto de confianza sobre el tema. Además, puedes dirigirte a la organización infantil más cercana para buscar apoyo y asistencia adicionales.